Bienvenido a nuestra tienda online
 

Tortas del Casar de Quesería Doña Francisca: Disfrute de un queso premiado



Tortas del Casar de Quesería Doña Francisca: Disfrute de un queso premiado

 



Aunque la receta original sea de Casar de Cáceres, la zona geográfica que comprende la elaboración de la Torta del Casar engloba 36 términos municipales dentro de las comarcas cacereñas de los Llanos de Cáceres, Sierra de Fuentes y Montánchez, ocupando así 400.000 hectáreas. Es una zona que queda al norte de la Sierra de San Pedro, límite con la provincia de Badajoz, los ríos Almonte al este y Tajo al norte. Tierra heredera de siglos y siglos de trashumancia y pasos ganaderos, que han ido dejando su mella en la cultura y tradición de la zona.

La Torta del Casar es un queso completamente natural, elaborado exclusivamente a base de leche cruda de oveja procedente de rebaños controlados, cuajo vegetal obtenido de la planta Cynara Cardunculus, y sal. Se elabora con leche cruda de oveja entrefina. Se cuaja con cardo silvestre (Cynara cardunculus) entre 28º y 32 °C y durante un tiempo de 50 a 80 minutos, lo que consigue que se mantenga en su interior una crema casi líquida. Después de cuajar, la leche se corta hasta tener granos de tamaño fino. Luego se mete la cuajada en moldes cilíndricos y se prensa durante horas. Se le echa sal y se deja madurar durante, al menos, 60 días, de 4°C a 12°C de temperatura y con mucha humedad. Esa es la receta tradicional de la Torta del Casar, y es la que nosotros hemos seguido para realizar nuestros productos. Pues creemos en el sabor tradicional y en la labor artesanal.
 
El resultado es un queso de corteza semidura, con color natural entre  amarillo y ocre que puede presentar pequeñas grietas en su superficie. La pasta de blanda untable y de color blanco a marfil. Su textura, cualidad fundamental y diferencial de este queso por su alta cremosidad, presenta un corte cerrado. Su olor es intenso y su sabor apenas salado y ligeramente amargo.
Así creemos que se debe hacer una buena Torta del Casar, y por eso la hacemos así.